Olas, ondas de energía


La ingeniosa mente de Stig Lundbäck, cardiólogo de profesión e inventor de vocación, supo fusionar sus dos mejores aptitudes en lo que resulta un creativo sistema de generación de energía renovable. La técnica utilizada saca el mejor partido del potencial que ya ofrece la energía de las olas. Hablaremos de la recuperación de esta energía, y su transformación a electricidad. Así, como si de un corazón artificial se tratara, los latidos del mar son visibles ahora gracias a la energía undimotriz.

Delicioso suicidio en grupo, de Arto Paasilinna


Lo más importante en esta vida es la muerte, y ni siquiera ésta es realmente importante.» Siguiendo este reconfortante dicho, y tras una vida oscura y mezquina, miles de finlandeses se lanzan anualmente precipicio abajo o ponen fin a sus
vidas en el típico granero finés, inhalando dióxido de carbono del tubo de escape. Precisamente el día de San Juan, la
fiesta de la luz y la alegría de principios de verano, Onni Rellonen, un pequeño empresario en crisis, decide poner fin a
su vida. Pero apenas ha encontrado, en un granero apartado, el lugar ideal para afrontar la muerte, unos ruidos extraños lo detienen. En el último segundo, Onni consigue salvar a otro visitante del granero, que se mantiene a duras penas sobre una silla tambaleante y con un nudo corredizo alrededor del cuello: porque precisamente el mismo día de San Juan, la fiesta de la luz y la alegría de principios de verano, el coronel Kemppainen, un viudo desconsolado, también había decidido poner fin a su vida. Disuadidos por este encuentro fortuito, renuncian al común propósito y empiezan a charlar sobre los motivos que les han llevado a tomar tan trágica decisión. Mientras hablan animadamente, llegan a casa del empresario, toman una sauna, beben coñac y empiezan a tutearse, hasta que se rinden ante una evidencia: existe un gran número de candidatos al suicidio. De ahí nace una amistad que durará toda la vida, además de la genial idea de fundar una asociación de «aspirantes a suicida».

El coral


– Me decoloro – le dijo la barrera de coral al manglar mirándole con ojitos tristes.
– No digas eso, no me gusta verte así. – El manglar sabía que era cierto, pero no encontraba palabras de consuelo para su princesa.
– Tú eres el que mejor me conoce. Sabes que mis colores espectaculares, esos por los que todos me admiran, en realidad no son míos. No tengo control sobre ellos, no puedo hacer nada para mantenerlos.
– Eso no es verdad. – mintió el manglar sabiendo que el único que podía frenar el blanqueamiento del coral era el Hombre, esa misma especie responsable de la contaminación y del cambio climático. Sus vidas estaban en sus manos y el manglar no tenía muchas esperanzas.

La herencia de Eszter, de Sándor Márai


Instalada en la casa que heredó de su padre y con la sola compañía de una pariente anciana, Eszter es una mujer soltera que vive con la placidez y tranquilidad de quien ha logrado adaptarse a lo que la vida le ha deparado. Hasta que un día, inesperadamente, recibe un telegrama de Lajos, viejo amigo de la familia, anunciando su inminente visita. Canalla encantador y sin escrúpulos, cuyas magníficas dotes de actor le confieren un poder de seducción irresistible, Lajos no sólo traicionó a Eszter, sino también destruyó a su familia y les quitó todo lo que poseían, salvo la casa en la que viven y cuyo jardín es su único y escaso medio de subsistencia. Ahora, tras una prolongada ausencia, Lajos regresa y Eszter se prepara para recibirlo conmovida por un torbellino de sentimientos contradictorios. Con la inevitabilidad del destino como eje central de la narración, La herencia de Eszter se desarrolla de una forma totalmente inesperada y paradójica. El vividor y mentiroso Lajos, con su inagotable energía, es un vendaval de vitalidad, alegría y pasión por la vida que sólo por el hecho de existir pone permanentemente en entredicho la aparente solidez de las convenciones morales más arraigadas. Escrita en 1939, tres años antes de El último encuentro, con la misma prosa depurada y precisa que ha admirado a miles de lectores, esta novela es una pequeña joya que merece su lugar entre las mejores obras literarias del siglo