Chernobil


26 de abril de 1986. Prípiat. Mientras los 40.000 habitantes de la ciudad dormían, a pocos km de allí estallaba el reactor nº4 de la central nuclear de Chernobil. Las autoridades soviéticas, al mando de Mijail Gorbachov, aseguraron a la población que podían continuar con sus vidas. Incluso las escuelas abrieron sus puertas y recibieron a los niños de forma habitual. 36 horas después del accidente la ciudad había sido evacuada y estaba desierta. 30 años más tarde sigue siendo zona de exclusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *