Donación de cuerpos a la ciencia


Además de un acto de generosidad, la donación de órganos o del cuerpo para el estudio de la ciencia, es también un acto de coherencia ambiental. Nuestro cuerpo difunto representa nuestra última huella en la Tierra y decidir que algunas partes o todo sea “reutilizado” es también un gesto de solidaridad hacia las generaciones que nos siguen. Donar nuestros órganos o nuestro cuerpo es dejar un legado de valor incalculable, marcar una diferencia después de haber exhalado nuestro su último suspiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *