Jocelyn Bell


Las estrellas existen desde que el mundo es mundo. Hombre, mujeres y niños han contemplado su belleza y ellas han ofrecido generosamente su luz a cualquiera que haya querido observarla. Sin embargo, tal generosidad no se ha visto reflejada en la ciencia que las estudia. La astrofísica ha sido hasta hace poco un mundo creado por y para hombres experimentados. Ser mujer, joven y analizar lo que viene del cielo ha sido considerado solo una extravagancia. Y si no, que se lo digan a Jocelyn Bell.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *