Religión para torpes

Con Chema Álvarez

Chema Álvarez es misionero del Sagrado Corazón, licenciado en Filosofía, Teología y Sagrada Escritura, y veterano redactor de publicaciones MSC además de autor de diferentes libros. Con larga experiencia pastoral con jóvenes y adultos, y de trabajo social con colectivos marginales, en la actualidad prepara y ofrece formación bíblica, humana y espiritual, a diferentes grupos. Igualmente acompaña en su caminar en la fe a comunidades seglares MSC y otros grupos que participan del carisma y la espiritualidad propios de los Misioneros del Sagrado Corazón.

La sección “Religión para torpes” pretende dar a conocer, de una manera sencilla y amena, las cuestiones básicas de nuestra fe. Empezando por la Biblia y continuando por temas como el de la espiritualidad, la oración, la Iglesia, etc., se quiere hacer accesible a cualquiera lo que a veces parece complejo o reservado a gente instruida. Precisamente el apelativo “para torpes” busca englobar a todos los que se reconocen a sí mismos poco informados en estas cuestiones y deseosos, por tanto, de aprender.

 

De la teoría a la práctica


En lo relativo a Dios podemos quedarnos en una contemplación teórica del tema. Pero lo que se le pide al creyente es pasar a la práctica de una relación coherente con ese Dios en el que se dice creer.

Mucho más que un “soplo”


El espíritu de Dios es fuerza que nos mueve y también oportunidad de llevar a todos la sanación y la vida que nos regaló Jesucristo.

Quien ve a Jesucristo está viendo al Padre


La encarnación de Dios en Jesucristo es la materialización del amor de Dios y de su fuerza creadora que nos llena y nos orienta.

Un Hijo como a Dios le agrada


Dios Padre-Madre espera de nosotros también una actitud que corresponda a ese amor que nos tiene.

Un Padre como Dios manda


Dios, como Padre, es mucho más de lo que queremos decir normalmente cuando empleamos esa expresión “padre”.