Toda una vida, de Robert Seethaler


Hasta una perdida aldea centroeuropea, en un remoto rincón alpino, llega a principios del siglo XX el pequeño Andreas Egger con apenas cuatro años, abandonado por su madre. El niño crece y vive siempre confinado en el valle, de donde sale sólo en dos ocasiones ya de adulto, siendo las más larga y singular su estancia en le frente ruso como soldado raso, donde asiste a los despropósitos de la guerra. Su realidad son esas cimas de nieves perpetuas y esa paredes rocosas de fiereza salvaje. Con el trasncurso del tiempo, Andreas Egger se adapta a los cambios que el llamado “progreso” trae al paisaje de la montaña: la construcción del teleférico y la irrupción del turismo de masas, con excursiones…

Presencia, de Enrique Martínez Lozano


El ser humano intenta avanzar rodeado de fuertes contradicciones que le impiden ver la esencia de la vida, en ocasiones vive encerrado en un laberinto de miedo y tensión que él mismo se ha creado y a veces no es capaz de encontrar la salida. El autor, a través de este libro, nos invita a iniciar el largo viaje de vuelta a casa, a desandar el camino y a desaprender lo aprendido, con el único objetivo de lograr descubrir lo que realmente somos. Al final de esta obra, a modo de guía, se presenta un anexo con doce sencillos puntos para ayudar a pasar del estado mental al estado de presencia.

‘Aquí no hay monstruos’ y ‘El gigante menguante’ de Carmen López-Manterola e ilustraciones de Albert Pinilla


¡Qué vergüenza! Preguntar en clase, leer en público, ir a clase de baile en vez de jugar al fútbol… todo ello hace que Marta, Curro y Martín dejen de disfrutar de las cosas que les podrían hacer felices por miedo a hacer el ridículo. Clara les ayudará a ver que la vergüenza es un gigante al que ellos mismos alimentan y que entre los cuatro pueden hacerlo encoger.

Pablo se siente perseguido por los monstruos de la noche y cree que es un cobarde. Pero realmente no lo es. Ayudando a su compañero Manuel a librarse de un grupo de chicos mayores que le molestan y a Nico a superar su terror a las alturas, descubrirá que quizá los monstruos no existen o que si existen no tienen por qué aparecer si él no les da permiso para salir de sus escondites.

La perla, de John Steinbeck


Esta novela breve narra el hallazgo de una perla de incalculable valor y las consecuencias que acarrea a un modesto pescador, Kino, cuyo hijo a sido víctima de la picadura de un escorpión. Sin embargo, el interés de esta novela reside en el enfrentamiento entre dos mundos, el de los ricos y el de los pobres, y en el proceso de cambio en las relaciones humanas en función de la situación económica de las personas. Esto explica que sea una novela ampliamente usada en la escuela para invitar a la reflexión ética.

La escopeta de caza, de Yasushi Inoue


La escopeta de caza es una pequeña obra maestra de uno de los mejores escritores japoneses del siglo. Fue galardonada con el Premio Akutagawa, el más importante galardón de su país. En ella se relata la historia de la relación adúltera entre un hombre casado, Josuké, y una mujer divorciada, en tres cartas dirigidas a Josuké que ha leído el diario de su madre y que, por tanto, sabe su secreto y las causas de su muerte. En la segunda, la mujer legítima explica las razones por las que ha decidido abandonarle. La tercera carta e la escrita por la amante antes de su suicidio. En el centro, omnipresente, el hombre solitario con su escopeta de caza. De carta en carta, de sorpresa en sorpresa, el lector descubrirá los diferentes aspectos de la tragedia, en esta novela, a la vez apasionada y glacial, de una extraordinaria intensidad.

El cuento de la criada, de Margaret Atwood


En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela —o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir— le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.

El Cardenal Cisneros. Iglesia, Estado y cultura, de José Palomares


Esta biografía escrita con motivo del V Centenario del nacimiento del cardenal Cisneros y con una clara finalidad didáctica y divulgativa, sin perder el rigor científico y espíritu crítico, permitirá al lector recorrer su trayectoria vital y reparar en su distintas facetas. El libro aúna historia, política, religión, cultura y literatura de esta figura compleja: confesor de la reina, arzobispo, inquisidor general, cardenal, reformador de la Iglesia, estadista y gran mecenas cultural. Incorpora grabados y reproducciones de manuscritos, un panegírico inédito dedicado a Cisneros que data de 1674, índice de nombres y bibliografía. Además, incluye un comentario laudatorio de la catedrática Rosa Navarro Durán, que ha supervisado el resultado final de la obra.

Un mar de cuentos, de Roberto Piumini


Cuentos originales de Roberto Piumini, uno de los más famosos autores de literatura infantil de la actualidad, ideales para leer juntos padres e hijos. Son cuentos tiernos y divertidos, llenos de imaginación y bellamente ilustrados. Sus curiosas historias, protagonizadas por dragones, delfines imaginarios, robots aventureros, animales del bosque, seres extraordinarios, vehículos prodigiosos y un montón de personajes, llevarán a los niños al mundo de la fantasía.

El embarazo de mi hermana, de Yoko Ogawa

Creadora de un universo obsesivo y poseedora de una escritura de exigencia, economía y agudeza notables, Yoko Ogawa, autora de culto en Japón, Francia y Alemania, gracias a esta obra, que vendió más de 300.000 ejemplares y que fue galardonada con el prestigioso Premio Akutagawa en 1991, logró situarse en el lugar más destacado dentro de las letras niponas.
En El embarazo de mi hermana la narradora nos describe, con insólito talento y bajo forma de diario, el embarazo de su hermana mayor; y lo hace de una manera aparentemente fría y analítica aunque no exenta de ironía. Así, pasada la fase de las nauseas, la embarazada recupera su voraz apetito y se pone a engullir compulsivamente una mermelada de pomelo que le prepara su hermana, episodio clave que llevará el relato a un inesperado desenlace.
Metáfora de la soledad y del sentimiento de pérdida para la mujer japonesa de hoy en día, esta parábola se empieza leyendo con fascinación y luego no sin algo de pavor.